Las personas con discapacidad tienen que hacer frente a considerables obstáculos para acceder a un puesto laboral debido en parte a los prejuicios y estereotipos asociados a su desempeño en este contexto. Hablamos de percepciones injustamente infundadas como creer que tienen un menor nivel de rendimiento, una falta de competencia o incluso subestimar de forma general la capacidad de sus procesos mentales. A pesar de que se invierten muchos recursos en la creación de intervenciones para convencer de la necesidad de favorecer la inclusión de personas con discapacidad en las empresas (…)

Enlace al contenido completo.